Modelo “Cholo” Simeone. Un modelo de Trabajo en fútbol



“El Cholo” Simeone se ha convertido por derecho propio en uno de los grandes entrenadores de su historia y lo ha hecho justamente y con todo merecimiento. Seguramente terminará su periplo rojiblanco como uno de los más laureados. Creo que no hay dudas al respecto.


Pero al mismo tiempo que eso es reconocido y valorado, como en el futbol nadie tiene bula y en la élite menos aún, empiezan a surgir dudas y preguntas especialmente sobre si el equipo y la institución serán capaces de mantener el nivel exigido ahí arriba y sobre si las maneras de su entrenador y jugadores y, especialmente, el tipo de fútbol que practican responderá a las expectativas levantadas y las exigencias de su afición.


Como club los colchoneros, después de haber sufrido el vendaval de los Gil y Gil en esta etapa de triunfos ha recogido las antipatías que han levantado el Real Madrid con su grandeza, dinero y prepotencia y el Barça con los excesos del “tiki-taka” y la “filosofía” de Guariolazen y las han convertido en simpatías y apoyo a su favor, apoyadas en un victimismo creado por el márketing y la publicidad y en los títulos logrados en esta fecunda etapa, sobre todo.


El estilo y tipo de fútbol que Simeone ha transmitido con éxito a su equipo y que sus jugadores siguen con entusiasmo y ardor guerrero tiene pilares que son indiscutibles, como una actitud competitiva al máximo sea quien sea el rival, especialmente si son grandes y si es el Real Madrid mucho mejor, un excelente planteamiento defensivo con dos centrales que rara vez fallan, aprovechamiento al máximo de las jugadas a balón parado y excelentes delanteros para la finalización y el gol. Siempre preparados para la batalla y la bronca, sus jugadores no llegan al “pisalo, pisalo”, pero si hace falta ahí están. Yo creo que con este bagaje va a ser difícil que compitan con los mejores de Europa y más aún sigan ganando títulos. El aficionado, tan identificado con su entrenador, de momento está entusiasmado con la idea de seguir dándolo disgustos a los merengues pero ya veremos, esto es muy largo y la competencia grande y por exigirle no va a quedar, seguro.


Simeone y el club deben tener cuidado con sus maneras en el manejo del equipo y en su actitud como entrenador en los partidos. Su “actuación” en la final de Copa fue deplorable en todos los sentidos. No creo que nadie piense como dijo Simeone que “había sido fruto de la ansiedad de las primeras jornadas”, creo más bien que ese es su estilo, su ADN, lo era como jugador (¡¡aquella entrada a Julen Guerrero¡¡) y lo es como entrenador. Eso es lo que transmite y con lo que mentaliza al máximo a sus jugadores, sintonizando como nadie con la grada colchonera, que de momento disfruta las mieles del triunfo. Pero, en una época y en un momento social en que se cuidan las formas hasta la estupidez y la banalidad, también en el futbol y al dictado de la imagen lo más televisiva posible, hay que tener cuidado y ser “correcto” y Simeone no lo fue.


Es más, fue un tratado de incorrecciones deportivas y futbolísticas y aunque hasta ahora ese estilo ha sido muy rentable pudiera ser que empezara a volverse contra él y su equipo. No es casualidad que en los dos últimos títulos disputados haya sido expulsado y dejara un mal sabor de boca al final de los trascendentales partidos……..¡¡qué casualidad¡¡…. los dos contra su eterno rival.


Como resumen dejo para el amable lector que lea estas líneas dos preguntas:

¿Pagaría Vd una entrada para ver jugar al At Madrid si no es colchonero?

¿Cree que se mide con la misma vara el fútbol practicado por los del Manzanares que otros grandes? Y si fuera así, ¿por qué?

Dejamos esas respuestas para otro día.


Autor: Eduardo Silva

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del usuario a través de su navegación. Si continúas navegando aceptas su uso.