La pasión por el futbol, entrenadora con 91 años

En una loza deportiva rodeada de cerros en uno de los nuevos barrios del norte de la gran Lima un grupo de niños le pegan a la pelota bajo la atenta de una anciana. Los chicos escuchan cada indicación de la nonagenaría que los instruye sobre cómo deberían tratar al balón. Ninguno se atreve u osa contradecirla. Saben que esa señora es una leyenda viviente del barrio.Y es que doña María Angélica Ramos Ayala, a sus más de 90 años es entrenadora de fútbol por vocación y lleva síendola por más de 40 años.
En la “Bombonera”, la pequeña cancha de fulbito que ella ayudó a crear en su barrio del Trebol en los Olivos, la “Vieja” como cariñosamente quieren que la llamen, dedica su tiempo acosejando a los pequeños que algún día aspiran con jugar de forma profesional. Sus consejos, algunos mezclados con algunos “ajos y cebollas” para que cale en sus dirigidos son recibidos y ejecutados sin dudas ni murmuraciones por los más pequeños que ven en ella a la líder que también siguieron sus padres y hasta algunos de sus abuelos.
“Me alegra haber contribuido con mi granito de arena en la formación como persona de mis alumnos”, nos señala con orgullo la “Vieja”.  Ella, cuya pasión por el fútbol la llevó a fundar el club Club Deportivo América Mimi que juega la liga distrital, comenta que a pesar de no contar con el apoyo de las autoridades locales ni del municipio distrital no cobra nada por enseñar a “sus niños”. Todos los implementos los consigue a través de donaciones. Desde camisetas, pelotas, zapatos deportivos, etc.
“Aunque siempre nos apoyan con la donaciones a veces eso no alcanza. Me gustaría que una empresa privada me ayude y así poder sacar otro “Coco” de mi academia”.
“Coco” es Jorge Araujo, que fue formado por la “Vieja” y llegó a alcanzar el tricampeonato con el Club Universitario de Deportes (uno de los más importantes del país y del cual también es hincha la “Vieja”), en el 2000, y que actualmente milita en el Deportivo Cantalo de la Primera División del fútbol peruano.
Recorriendo el barrio de la “Vieja”, ella nos hace saber que es hincha acérrima de Pelé a quien vio cuando jugó el Santos de Lima y también del Jorge Luis el “Puma” Carranza, emblema del cuadro crema y, que también espera que nuestra selección salga airosa en los duelos de repechaje contra Nueva Zelanda ylogré la ansiada clasificación al Mundial de Rusia 2018.
“Quizás será el último mundial que pueda ver y claro que me gustaría ver a mi selección. No imagino que me pasará al volver escuchar nuestro himno en una Copa del Mundo”, susurra la “Vieja” entre lágrimas.
La “Vieja” agradece nuestra presencia y nosotros sus tiempo porque debe volver a sus entrenamientos. Camina hacia su loza deportiva y a sus chicos a pesar del sol que calienta la tarde limeña. Quizás entre esos pequeños se encuentren los  futuros “Guerreros, Flores, Cuevas y Galleses” que tanto necesitamos. Ojalá que sí. Por el Perú, por ellos mismos y sobre todo, por aquella dama del fútbol que tanto queremos: por nuestra “Vieja”.
Queremos agradecer a Rey Carlos Cornelio Causillas por el articulo.
vieja-2

Ejercicio fútbol: Mejora de contraataque

Aquí  dejamos otro ejercicio sobre la mejora del contraataque para que utilicéis directamente o adaptéis a las necesidades de vuestro equipo de fútbol.

 

contraataque

OBJETIVOS: Mejora del contraataque.

 

DEFENSIVOS: Cambio de rol tras pérdida. Orientar salida del rival a zonas donde poder presionar si no hay opción de recuperación. Acoso a poseedor.

 

OFENSIVOS: Detectar espacios preferentes donde atacar. Rupturas al espacio a última línea del rival si esta no recula bien tras pérdida.

 

DIMENSIONES: 45-30 medio campo.

 

Nº JUGADORES: 8-8 mas 2 porteros 2 comodines ofensivos.

 

MATERIAL: picas, petos, balones.

 

TIEMPO: 15 minutos se pueden hacer 2 series.

 

REGLAS: Los jugadores comodín de fuera solo podrán participar en contra, si no hay opción y se pasa al ataque organizado ya no puede participar, van con equipo que tiene balón generan ventaja y posibilidades de contra en recuperación.

 

DESARROLLO TAREA: El ejercicio busca primero mantener la posesión cuando se recupera el balón y sacar balón de la presión rival para buscar contraataque. Recibir apoyos correctos y dar ventaja al compañero en el pase. Ajusta proceso a nuestras opciones, no precipitarse por dar demasiada velocidad al proceso. Asegurar el primer pase tras recuperación es muy importante es mas peligroso perderlo de nuevo ya que estamos saliendo y damos facilidades al rival para montar la contra de nuevo.

 

¡Ya nos contaréis qué tal la puesta en práctica de este ejercicio de fútbol!

 

Por ultimo recordaros que tenéis a vuestra disposición varios máster para entrenadores de fútbol avalados por la Universidad Católica de Murcia y que podéis realizar de manera totalmente ONLINE para mejorar tanto vuestro conocimiento como vuestro caché como entrenadores de fútbol.

Ciclos

sergio-busquets 

Hacía mucho tiempo que no leía unas declaraciones tan sensatas y llenas de contenido como las que realizó BUSQUETS en la previa de los dos últimos partidos disputados por la selección española. Aunque dichas en un formato tan poco atractivo como son esas ruedas de prensa tan conocidas, convencionales e insulsas en las que cualquier argumento de peso o información relevante brillan por su ausencia, no han dejado de llamarme poderosamente la atención y darme pie para reflexionar sobre el fondo de las mismas. Decia el gran jugador catalán (posiblemente el mejor medio centro de nuestro fútbol en muchos años y uno de los mejores en el concierto europeo): “No volveremos a ver al mejor Barça ni a la mejor selección” y también afirmó:” No viven del contragolpe (Real Madrid), pero así es como más peligro te crean”.

 

El gran Barça, el mejor Barça de la historia comandado por Guardiola es ya historia y ocupa un lugar entre los mejores equipos de siempre por derecho y méritos propios, pero ya no es el que fue ni de lejos .Lo alcanzó el tiempo. Su excelso ciclo se cumplió y cualquier intento de alargarlo, de buscar similitudes o de de creer que lo de ahora puede llegar a algo grande, semejante a lo que fue o simplemente que repitiendo la forma de hacer las cosas se obtendrían iguales resultados, está condenado al fracaso.

Construir uno de los mejores equipos de la historia supuso la coincidencia en el tiempo de unos grandes jugadores que pusieron lo mejor de su carrera profesión al servicio de una idea de fútbol muy condensada y perfeccionada a lo largo de los años, basada en una calidad técnica extraordinaria y en la precisión y pase como valores supremos para tener el control del juego. Si todo lo anterior por sí mismo ya conformaría un buen equipo, la manera de defender y, muy especialmente, la aportación del genial Messi en tantos y tantos encuentros decisivos en los que además de jugar tan bien como siempre había que ganar los títulos en disputa, acabaron por definir al mejor Barça de siempre. Este no se entendería sin el genial jugador argentino y él no hubiera encontrado mejor equipo ni fútbol en el que convertirse en quién ha sido. Por tanto, tal para cual, sin más ni menos.

 

Pero conviene no dejarse llevar por lo futbolísticamente correcto y pensar que era algo natural, sencillo, espontáneo y fácil, no, de eso nada, lo que era fácil era disfrutar de ello, pero detrás había mucho trabajo, mucha ingeniería y orfebrería finas, mucho esfuerzo en los pequeños detalles y en la toma continua de decisiones para tener la maquinaria en perfecto estado de funcionamiento. Eso requiere una pasión y entregas colindantes en la obsesión al servicio del objetivo común de ser los mejores. Pero, muy pocas veces se consigue y menos aún se repite. La excelencia y el ser los mejores en el futbol tiene fecha de caducidad, dura poco y la competencia es feroz. Por tanto no hay recetas mágicas que aseguren pasar a la historia, desconfíen totalmente de quién se las quiera vender y disfruten y valoren a tope cuando y mientras se consiga, que no será para siempre, ni siquiera por mucho tiempo.

 

Una buena parte de lo expuesto es perfectamente aplicable a nuestra selección. No podría ser de otra manera cuando “los jugones” en el equipo nacional eran los del Barça, sin olvidar al gran Pujol. Después de muchos años buscando un estilo propio y de pasar décadas sin que el nivel de los clubes tuviera un reflejo adecuado en la selección, descubrimos de la mano de LUIS ARAGONÉS y de unos jugadores extraordinarios un fútbol que nos hizo los mejores en Europa, lo confirmamos en el juego y lo certificamos con los títulos que nos acreditaban como los mejores del mundo y de Europa de nuevo de la mano de VICENTE del BOSQUE, con un trabajo pausado, constante, medido y muy pegado a la realidad futbolística del grupo por encima de todo y el manejo de valores como la sencillez, normalidad y equilibrio en lo institucional. Pero hoy estamos en plena transición en busca de un nuevo ciclo de grandes triunfos, algo que puede ser pero que no será fácil ni rápido.

 

Para marcar una época, que de eso se trata, tienen que darse circunstancias concretas que coincidiendo en el tiempo cada una ayude decisivamente al objetivo común. Antes que nada hacen faltan jugadores a la altura de la misión, sin ellos no hay nada que hacer, después quién sea capaz de sacar lo mejor de ellos en los momentos decisivos con una idea, estilo o manera de afrontar el desafío permanente de ser mejor que los demás y por último hace falta pasta, mucha pasta para competir en el tablero del marketing y de las finanzas. Si falla cualquiera de ellas no se da el ciclo triunfal. Y si no, como ejemplo de esto, podemos echar un vistazo a los más grandes de otras épocas (AJAX, MILAN) y constatar que a pesar de la grandeza de su historia y de la experiencia acumulada hoy no están en el top internacional.

 

El fútbol no para, los desafíos y exigencia de resultados es constante e inmediata, la competencia total y la memoria muy corta. Todo está montado para que la rueda de la pasión y emociones que desata en todo el mundo no pare y las competiciones no cesen, sucediéndose vertiginosamente unas a otras y no dejando espacio para la valoración, el recuerdo y el respeto a los que han sido protagonistas de uno de esos ciclos triunfantes. Cada día son más las exigencias, las opciones de satisfacerlas están más repartidas y la paciencia es menor, por tanto el panorama es imprevisible y nada favorecedor de que aparezca un claro dominador, si bien REAL MADRID y BAYERN son los que apuntan más alto y con más bagaje.

 

En cuanto a nuestra selección el panorama puede ser prometedor, con altibajos, tenemos experiencia, organización y van incorporándose jugadores muy prometedores aunque yo me acuerdo mucho del mejor CASILLAS, PUYOL, XAVI, VILLA y TORRES que quieren que les diga!!. Quizás la clave esté en la paciencia y en el buen ambiente del grupo que permita recorrer ese camino de transición hacia el grupo de elegidos de la mejor manera posible. Algo si pueden dar por seguro, será difícil, habrá dudas y la presión interna y externa pondrá a prueba la calidad del proyecto que se tiene entre manos. Veremos!!

PRESIDENTES Y CLUBS: MODELOS DE GESTIÓN.

A mi modo de ver y después de haber conocido a bastantes dirigentes presidiendo el club de sus amores puedo decir con algún conocimiento de causa que las circunstancias que rodean esta figura clave en los clubs de fútbol limita y entorpece de forma notable el establecimiento de políticas de gestión en lo institucional a medio y largo plazo y en lo futbolístico la implantación de un estilo de juego perdurable en el tiempo que sea como el sello, la identidad y el marchamo diferenciador del equipo.

 

A ello contribuye la personalidad (en el mal sentido de la palabra) de los dirigentes que se encumbran como mandatarios máximos. La mayoría de ellos llegan con un afán de portadas, protagonismo y trascendencia desmesurados y aunque no lo confiesen todos buscan los máximos réditos mediáticos de una u otra forma. Sea el tipo de presidente forofo, el magnate acaudalado (ojito con estos) o el salvador de turno, todos ellos tienen en común que vienen a servirse del club en una u otra manera y algunos a ganar dinero y a hacer caja simplemente y llanamente, especialmente si el club que presiden es un club vendedor y favorecedor de crear un clima propicio para llevar a cabo ese tipo de operaciones.

 

La mezcla de protagonismo, prisas excesivas y necesidad de resultados inmediatos suele ser nefasta y contraria completamente al buen sentido común de hacer las cosas bien para que duren en el tiempo. Si a ello añadimos la opacidad, cuando no oscurantismo, de las cuentas de los clubs y la facilidad con que circula el dinero especialmente en los fichajes y traspasos a nadie medianamente conocedor, aficionado o cercano a su club se le escapa que el ambiente es tentador y turbio cuando menos. ¿Se ha parado a pensar amable lector en la cantidad de presidentes en las distintas categorías del fútbol profesional que acaban teniendo problemas (legales, financieros, societarios incluso penales) y deben pasar por los tribunales correspondientes?. En nuestro fútbol tenemos casos de todos los colores, como empresarios de medio pelo, gerifaltes del ladrillo, algún hombre de fútbol empeñado en descubrir el Mediterráneo a estas alturas, gestores encumbrados a los que las circunstancias han puesto ahí y algún político moviendo los hilos en la sombra de clubs qué, agradecido por favores recibidos los dejan hacer, los sientan en los palcos y hacen como que miran para otro lado.

 

Pero si hay una característica común a todos los clubs en problemas, especialmente en las categorías superiores y aún más en la élite, es que además de no haber conseguido los objetivos deseados en cuanto a resultados futbolísticos, la gestión profesional ha brillado por su ausencia. Política de inversión/gasto desmesurada, expansiva, constante y descontrolada en materias como contratación de jugadores y los correspondientes emolumentos que los profesionales llevan aparejados suelen ser el marco adecuado para que, antes o después, a veces tardando bastantes años, los clubs dirigidos por presidentes como los descritos aquí lleguen al punto final de la aventura. Los excesos convertidos en hábito y la maestría en conseguir que la rueda de gastar más de lo que se ingresa no pare con tal de aspirar y luchar por conseguir los resultados futbolísticos deseados aunque tarde, acaba mal, normalmente muy mal y si no podemos echar una rápida y melancólica ojeada y veremos cómo las divisiones de plata y otros metales no preciosos de nuestro fútbol están repletas de clubs, algunos de ellos históricos, que llevaron a cabo fielmente el tipo de actuación como el que se comenta aquí.

 

A mi modo de ver las dificultades intrínsecas y conocidas del fútbol son muy grandes y si no se le contraponen con un conocimiento profundo de qué va esto y de una gestión profesional y sensata el fracaso está asegurado. Mucho más aún en tiempo de crisis. Si tuviera que decirlo en pocas palabras diría que la mayoría de los presidentes de los clubs de fútbol no vienen de él, no lo conocen suficientemente, vienen a servirse del club en cuestión y no a servirlo y carecen de la formación necesaria y de las cualidades personales propicias para entender que su presencia al frente del mismo es limitada y temporal. Hay que tener una verdadera visión y proyecto muy aquilatado de lo se quiere hacer, rodearse de gente muy formada y profesional y los pies en el suelo para no dejarse arrastrar y a veces tragar por el torbellino de emociones, pasión y ambición que el fútbol lleva consigo.

 

presidentes2

Claro que algunos motivos de esperanza hay, como por ejemplo clubs muy bien gestionados,(Villarreal), incipientes muestras de que el mundo del fútbol empieza a aplicarse el cuento de las cuentas claras y responsabilidad de los gestores, obligaciones legales y fiscales igual que todo hijo de vecino y una nueva generación de profesionales y gestores bien formados que se están incorporando para hacer las cosas mejor. Pero su tarea no será sencilla mientras el fútbol siga orientado y condicionado por dos grandes vectores: la exigencia de las aficiones convenientemente aleccionadas por unos medios para los que pedir y exigir es gratis y unos futbolistas que se llevan una parte de pastel de los ingresos del futbol cada vez mayor.

 

En próximas entradas hablaremos a fondo de cada una de estas cuestiones.