Demandas fisiológicas del fútbol

Reilly, nos habla que el fútbol, desde el punto de vista fisiológico, es una actividad que solicita todos los Sistemas energéticos; es un deporte con acciones que se dan a una muy  alta intensidad y de duración corta, con intervalos de recuperación algo prolongados. Durante un partido de futbol la distancia total recorrida representa aproximadamente la energía gastada por las exigencias del juego, ya que el gasto calórico de un individuo está directamente relacionado con el trabajo mecánico.

 

Estas exigencias incluyen las aceleraciones y desaceleraciones, los cambios de dirección, los saltos para disputar la posesión de la pelota, eludir al contrario y todos los aspectos implicados en el juego. De esta manera se puede determinar la energía que gasta un jugador de futbol durante un partido.

 

El gasto energético durante un partido de fútbol se estima a partir de tasas de esfuerzo o intensidades, aquí debemos señalar que los medidores más exactos para determinar la intensidad de un deportistas son el consumo de oxígeno, ácido láctico y frecuencia cardiaca. Donde esta última se relaciona con el consumo de oxígeno donde una prueba de esfuerzo en el laboratorio se puede calcular el gasto calórico. (Maughan, Leiper, 1994).

 

Existe un consenso entre los investigadores que el fútbol de alta competición supone un gasto calórico estimado en 4.000-6.000 kJ para un jugador de 70 kg (21-73 kJ o 5-17 kcal por minuto). Algunos autores refieren un gasto energético de 5700 kJ para un futbolista de 75 kg y un consumo máximo de oxígeno de 60 ml.kg x min. Esto representa un promedio del 70% de su VO2 Max. Valores cercanos al umbral anaeróbico (Pino, 2001).

 

En estudios realizados durante un partido con futbolistas de alto nivel, se valoró la energía a través de un analizador de gases portátil donde los resultados eran inferiores a la referida en la bibliografía, con un  (60 % del VO2 Max).  Pero es indudable que debemos tener en cuenta que el gasto energético de muchas acciones que ocurren durante un partido puede incrementarse o disminuir notablemente en función de la habilidad y técnica del futbolista y que las características intermitentes que se estén dando en el  juego de tal manera que  pueden afectar a la relación entre la frecuencia cardiaca y el su VO2 Max. Por lo que podemos decir que la capacidad de mantener un ejercicio prolongado depende de una elevada potencia aeróbica máxima (VO2 máx.) El sostener un trabajo durante un prolongado tiempo y continuo está influenciado por el umbral anaeróbico y por la alta utilización fraccional del VO2 máx. (Wilmore y Costill, 2007).

 

En cuanto a la relación del VO2 máx. Por cada posición de juego ha mostrado que los jugadores de medio campo tienen valores más elevados VO2 máx., que los jugadores de otras posiciones. En estudios se observó que el VO2 máx., está relacionado con la distancia cubierta en un partido, de las altas intensidades y un elevado nivel de capacidad aeróbica, particularmente en los mediocampistas.

 

Smaros en 1980, reporto esta fuerte relación entre el VO2 máx., y la distancia recorrida por partido, pero noto que el VO2 máx. Influye en el número de sprint que los jugadores realizan en un partido

 

Tabla 1: Promedios y desviaciones estándar (DE) por puesto para la variable consumo máximo de oxígeno

tabla 3r

Fuente: Braulio Sánchez-Ureña y Jorge Salas-Cabrera ,

Características fisiológicas en el fútbol

Resumen

 

Para intervenir en cualquier modelo de entrenamiento de fútbol es preciso conocer las demandas físicas, fisiológicas y/o energéticas que requiere el futbolista. De esta manera solamente a partir de este conocimiento previo se podrán establecer programas de entrenamiento adecuados para optimizar o regularizar las capacidades condicionales específicas determinantes en el éxito del juego. En el fútbol es difícil determinar con exactitud las exigencias de un partido, pero se podrán conocer con precisión las cargas que se han soportado una vez que el partido termina. Esta valoración tendrá importantes repercusiones no sólo en la medición de la actividad desarrollada, sino también en la selección de talentos y su posterior aplicación en las sesiones de entrenamiento. Por ello es de vital importancia conocer e interpretar los diferentes componentes y el funcionamiento de los sistemas energéticos para poder entrenar con fundamentos científicos y darles a estos, aplicaciones prácticas que tengan sustento; tener conocimientos básicos de fisiología y bioquímica aplicadas al ejercicio.

 

Todo individuo involucrado en el fútbol como entrenadores, preparador físico etc. Debería sentir interés en profundizar en el origen de las metodologías del entrenamiento y no quedarse en la aplicación de entrenamiento  estereotipados, muchos de ellas provenientes de generalizaciones sin contexto científico.

 

características fisiológicas fútbol

 

Continuar leyendo “Características fisiológicas en el fútbol”

El fútbol como juego

El fútbol es un deporte complejo de cooperación-oposición, con demandas fisiológicas diversas que varían notablemente durante un partido. Sobre una base aeróbica predominante se mantiene un componente anaeróbico determinante en el resultado final. (Bangsbo, 1994)

Las demandas en el fútbol varían con el nivel de competencia, estilo de juego, posición en el campo y factores ambientales. El patrón de ejercicio puede describirse como interválico y acíclico, con esfuerzos máximos superpuestos sobre una base de ejercicios de baja o moderada intensidad. (Bangsbo, 1993)

La predicción del resultado final es bastante complejo, ya que se depende indudablemente de un rendimiento individual y del conjunto, de la táctica elegida, del oponente o simplemente del acierto y fortuna en momentos claves del partido..

En los últimos años se ha demostrado que la ciencia en la preparación del futbolista puede mejorar tanto su rendimiento individual como colectivo. Pero es necesario definir, las características de cada uno de los sujetos involucrados en el juego. (Godick, 1999)

Los futbolistas de hoy en día deben estar preparados para exigencias de trabajo muy grandes en los entrenamientos, no solo desde los variables como volumen e intensidad, sino también desde la complejidad del juego, quiere decir la solución de diferentes situaciones tácticas y estratégicas, que responden a la diversidad de un juego cambiante del futbol. El fútbol actual de la mano de la tecnología y han hecho que el jugador del mismo se pueda desenvolver de una manera más eficiente, entendiendo e interpretando los diferentes modelos de entrenamiento, adaptándose a la diversidad desde lo táctico, físico y moviéndose en el mercado competitivo.

Para poder llevar a cabo una intervención apropiada en cualquier modelo de entrenamiento es necesario conocer cuáles son las demandas físicas, fisiológicas o energéticas que requiere la actividad practicada, en este caso el fútbol. Solamente a partir de este conocimiento previo se podrán establecer programas de entrenamiento adecuados para optimizar o regularizar las cualidades condicionales específicas determinantes en el éxito del juego.