Ciclos

sergio-busquets 

Hacía mucho tiempo que no leía unas declaraciones tan sensatas y llenas de contenido como las que realizó BUSQUETS en la previa de los dos últimos partidos disputados por la selección española. Aunque dichas en un formato tan poco atractivo como son esas ruedas de prensa tan conocidas, convencionales e insulsas en las que cualquier argumento de peso o información relevante brillan por su ausencia, no han dejado de llamarme poderosamente la atención y darme pie para reflexionar sobre el fondo de las mismas. Decia el gran jugador catalán (posiblemente el mejor medio centro de nuestro fútbol en muchos años y uno de los mejores en el concierto europeo): “No volveremos a ver al mejor Barça ni a la mejor selección” y también afirmó:” No viven del contragolpe (Real Madrid), pero así es como más peligro te crean”.

 

El gran Barça, el mejor Barça de la historia comandado por Guardiola es ya historia y ocupa un lugar entre los mejores equipos de siempre por derecho y méritos propios, pero ya no es el que fue ni de lejos .Lo alcanzó el tiempo. Su excelso ciclo se cumplió y cualquier intento de alargarlo, de buscar similitudes o de de creer que lo de ahora puede llegar a algo grande, semejante a lo que fue o simplemente que repitiendo la forma de hacer las cosas se obtendrían iguales resultados, está condenado al fracaso.

Construir uno de los mejores equipos de la historia supuso la coincidencia en el tiempo de unos grandes jugadores que pusieron lo mejor de su carrera profesión al servicio de una idea de fútbol muy condensada y perfeccionada a lo largo de los años, basada en una calidad técnica extraordinaria y en la precisión y pase como valores supremos para tener el control del juego. Si todo lo anterior por sí mismo ya conformaría un buen equipo, la manera de defender y, muy especialmente, la aportación del genial Messi en tantos y tantos encuentros decisivos en los que además de jugar tan bien como siempre había que ganar los títulos en disputa, acabaron por definir al mejor Barça de siempre. Este no se entendería sin el genial jugador argentino y él no hubiera encontrado mejor equipo ni fútbol en el que convertirse en quién ha sido. Por tanto, tal para cual, sin más ni menos.

 

Pero conviene no dejarse llevar por lo futbolísticamente correcto y pensar que era algo natural, sencillo, espontáneo y fácil, no, de eso nada, lo que era fácil era disfrutar de ello, pero detrás había mucho trabajo, mucha ingeniería y orfebrería finas, mucho esfuerzo en los pequeños detalles y en la toma continua de decisiones para tener la maquinaria en perfecto estado de funcionamiento. Eso requiere una pasión y entregas colindantes en la obsesión al servicio del objetivo común de ser los mejores. Pero, muy pocas veces se consigue y menos aún se repite. La excelencia y el ser los mejores en el futbol tiene fecha de caducidad, dura poco y la competencia es feroz. Por tanto no hay recetas mágicas que aseguren pasar a la historia, desconfíen totalmente de quién se las quiera vender y disfruten y valoren a tope cuando y mientras se consiga, que no será para siempre, ni siquiera por mucho tiempo.

 

Una buena parte de lo expuesto es perfectamente aplicable a nuestra selección. No podría ser de otra manera cuando “los jugones” en el equipo nacional eran los del Barça, sin olvidar al gran Pujol. Después de muchos años buscando un estilo propio y de pasar décadas sin que el nivel de los clubes tuviera un reflejo adecuado en la selección, descubrimos de la mano de LUIS ARAGONÉS y de unos jugadores extraordinarios un fútbol que nos hizo los mejores en Europa, lo confirmamos en el juego y lo certificamos con los títulos que nos acreditaban como los mejores del mundo y de Europa de nuevo de la mano de VICENTE del BOSQUE, con un trabajo pausado, constante, medido y muy pegado a la realidad futbolística del grupo por encima de todo y el manejo de valores como la sencillez, normalidad y equilibrio en lo institucional. Pero hoy estamos en plena transición en busca de un nuevo ciclo de grandes triunfos, algo que puede ser pero que no será fácil ni rápido.

 

Para marcar una época, que de eso se trata, tienen que darse circunstancias concretas que coincidiendo en el tiempo cada una ayude decisivamente al objetivo común. Antes que nada hacen faltan jugadores a la altura de la misión, sin ellos no hay nada que hacer, después quién sea capaz de sacar lo mejor de ellos en los momentos decisivos con una idea, estilo o manera de afrontar el desafío permanente de ser mejor que los demás y por último hace falta pasta, mucha pasta para competir en el tablero del marketing y de las finanzas. Si falla cualquiera de ellas no se da el ciclo triunfal. Y si no, como ejemplo de esto, podemos echar un vistazo a los más grandes de otras épocas (AJAX, MILAN) y constatar que a pesar de la grandeza de su historia y de la experiencia acumulada hoy no están en el top internacional.

 

El fútbol no para, los desafíos y exigencia de resultados es constante e inmediata, la competencia total y la memoria muy corta. Todo está montado para que la rueda de la pasión y emociones que desata en todo el mundo no pare y las competiciones no cesen, sucediéndose vertiginosamente unas a otras y no dejando espacio para la valoración, el recuerdo y el respeto a los que han sido protagonistas de uno de esos ciclos triunfantes. Cada día son más las exigencias, las opciones de satisfacerlas están más repartidas y la paciencia es menor, por tanto el panorama es imprevisible y nada favorecedor de que aparezca un claro dominador, si bien REAL MADRID y BAYERN son los que apuntan más alto y con más bagaje.

 

En cuanto a nuestra selección el panorama puede ser prometedor, con altibajos, tenemos experiencia, organización y van incorporándose jugadores muy prometedores aunque yo me acuerdo mucho del mejor CASILLAS, PUYOL, XAVI, VILLA y TORRES que quieren que les diga!!. Quizás la clave esté en la paciencia y en el buen ambiente del grupo que permita recorrer ese camino de transición hacia el grupo de elegidos de la mejor manera posible. Algo si pueden dar por seguro, será difícil, habrá dudas y la presión interna y externa pondrá a prueba la calidad del proyecto que se tiene entre manos. Veremos!!

9 Objetivos para el entrenamiento del Fútbol

Destacado

La clave del éxito es siempre la práctica.
entrenamiento


Todo entrenamiento debe tener unos objetivos claros para que pueda llevarnos a mejorar. Marcándonos unos objetivos reales y asequibles conseguiremos mejorar y motivar a nuestros deportistas, aprovechando así al máximo cada minuto del entrenamiento de fútbol.

 

Esto son los 9 objetivos más comunes en un entrenamiento para deportistas profesionales:

 

1. Obtener, mantener y  aumentar un desarrollo multilateral y físico.

2. Mejorar los desarrollos físicos específicos de cada deporte en particular, de cada situación o de cada momento de la temporada.

3. Perfeccionar las técnicas del deporte concreto.

4. Mejorar y perfeccionar las estrategias necesarias para tener todos los recursos posibles en el momento de competir.

5. Cultivar las cualidades volitivas y el esfuerzo y sacrificio.

6. Asegurar y procurar una preparación óptima para el equipo y para el individuo.

7. Fortalecer el estado de salud y mental de cada atleta.

8. Prevenir lesiones y terminar procesos de recuperación.

9. Incrementar el conocimiento teórico del atleta.

 

¡Cuéntanos cuáles son tus objetivos para un buen entrenamiento de fútbol!

¿Quieres saber más sobre este tema o en qué curso FutbolLab lo puedes estudiar? ¡Pregúntanos!

Comunicación entrenador-jugador/es

Las formas de entrenar y de comunicarse con los jugadores han ido evolucionando. La búsqueda del máximo rendimiento deportivo ha desterrado métodos en los que se trataban a los jugadores como robots, por otros en los que se les da libertad de acción, en los que se fomenta la toma de decisiones y el desarrollo de la inteligencia.

 

Lo que no se ha trabajado en siete días, difícilmente se puede conseguir en noventa minutos. Por ello es casi imposible que se consiga lo deseado por mucho que un entrenador desde la banda se desgañite dando instrucciones o dirigiendo como si estuviese jugando un partido de un videojuego.

 

Para que los jugadores hagan lo que el entrenador propone siempre es más recomendable convencer que imponer. El jugador que juega bajo imposiciones, presión, miedo, etc jamás podrá rendir al cien por cien. El lenguaje negativo, por otra parte, conlleva en ocasiones bloqueos mentales. Si un delantero se le dice “que malo eres” cada vez que falla un gol y se le recrimina, es más que probable que se le termine por crear una barrera limitadora. Cada vez que vaya a tirar a puerta el primer pensamiento que le venga a la mente sea el entrenador recriminándole si falla, o sea que lo va a fallar porque es muy malo, etc… el resultado seguramente será que no marcará gol.

 

Cuando ese lenguaje negativo se convierte en una verbalización interna, (el jugador termina por pensar que es malo, es un inútil) afectará al rendimiento, puesto que los pensamientos negativos afectan a los sentimientos y estos a las acciones. Los comportamientos se ven influenciados por los pensamientos.

 

El lenguaje afecta a la autoestima, la autovaloración y la autoconfianza estás a su vez afectan a la motivación. El déficit en estos factores produce desconcentración, estrés, ansiedad. El entrenador influye directamente en todos ellos, para bien o para mal.

 

El lenguaje y la comunicación entre el entrenador y los jugadores es fundamental en la búsqueda de la excelencia deportiva. Por ello es necesario en muchas ocasiones que el proceso de coaching deportivo comience por el propio entrenador, más que en el grupo.

 

Dividamos la comunicación entrenador-jugador/es en cinco escenarios:

 

-Entrenamiento

-Prepartido

-Durante el Partido

-Descanso

-Post partido

 

ENTRENAMIENTOS

 

Durante los entrenamientos es cuando más debe hablar el entrenador. Siempre intentando utilizar un lenguaje positivo. Explicaciones claras y breves. Corrigiendo y animando cuando se comenten errores. Las explicaciones largas conllevan que se pierda la concentración de los receptores (jugadores) y que se de información de más, información innecesaria para el fin buscado.

 

PREPARTIDO

 

Antes del partido hay que recordar brevemente lo que se ha trabajado durante la semana, lo que buscamos conseguir. La charla táctica debe ser breve, el trabajo ya está hecho durante la semana. La charla prepartido debe ser principalmente motivacional.

 

DURANTE EL PARTIDO

 

Durante los partidos se debe reflejar lo trabajado durante la semana, no se puede pedir más ni menos. En el fútbol actual se debe fomentar la toma de decisiones en el jugador desde temprana edad, por lo que es conveniente que durante los partidos los jugadores sean los que deciden y el entrenador se comunique con ellos con dos objetivos primordiales:

 

-Corregir posicionamientos o modificarlos

-Animar/Motivar

 

professional sport manager and coach

DESCANSO

 

Si en 90 minutos es imposible conseguir lo que no hemos trabajado en siete días, en quince minutos menos. Si buscamos sacar el mayor rendimiento del grupo estos minutos se deben utilizar para reforzamientos positivos y motivacionales. Existen muchas teorías, unas defienden que se debe aprovechar al cien por cien esos minutos. Personalmente considero que se debe dividir en 4 fases.

 

Una primera de descanso real, en la que los jugadores se rehidraten, bajen sus pulsaciones, y en el que se intente que no se hable absolutamente nada sobre el partido. Se encuentran en un estado físico en el que todo se magnifica para bien (si el equipo va ganando), como para mal (si el equipo va perdiendo). Por ello es conveniente 3-5 minutos de reposo absoluto.

 

Una segunda fase para destacar los aspectos positivos. Se gane o se pierda siempre habrá algo que se está haciendo bien o conforme a lo trabajado. Si el equipo va ganando sirve para hacer consciente al grupo de que se debe seguir haciendo ese trabajo. Si el equipo va perdiendo actúa como reforzamiento positivo, como punto de partida para seguir mejorando.

 

Una tercera fase para corregir los aspectos negativos. Siempre con vocabulario positivo, y refiriéndonos al grupo. Corregimos errores tácticos, los errores técnicos no tienen sentido ser corregidos en ese momento. Como siempre, las explicaciones tienen que ser breves y claras.

 

Una cuarta fase que la utilizamos para motivar al equipo.

 

POST PARTIDO

 

Esta charla sería similar en cuanto a su estructura, a la que se ofrece en el descanso. Algunos entrenadores prefieren darla tras la ducha, otros en el bus y otros en el primer entrenamiento después del partido. Hay entrenadores que sólo dan la charla cuando ganan. Otros sólo cuando pierden.

 

Lo ideal es cuando el equipo se encuentre calmado, tras el partido las sensaciones para bien o para mal se magnifican. Si se decide dar tras la ducha o en el bus, se debe comenzar con lo que se hizo bien, posteriormente  comentar los errores que hemos cometido y finalmente motivar de cara al trabajo que se debe seguir haciendo. Personalmente considero una buena táctica intentar que una vez terminado el partido no se hable nada del mismo, es la forma de darlo por terminado. Y durante la semana reforzar y corregir lo que se ha visto en el mismo. No decir nada, se gane o se pierda. Pero sea cual sea la opción elegida, utilizar un lenguaje positivo.

 

Autor: Iván Chaves

Mejora del contraataque

mejora contraataque 1

 

OBJETIVOS: Mejora del contraataque.

DEFENSIVOS: Cambio de rol tras pérdida. Orientar salida del rival a zonas donde poder presionar si no hay opción de recuperación. Acoso a poseedor.

 

OFENSIVOS: Detectar espacios preferentes donde atacar. Rupturas al espacio a última línea del rival si esta no recula bien tras pérdida.

 

DIMENSIONES: 45-30 medio campo.

 

N JUGADORES: 8- 8 más 2 porteros 2 comodines ofensivos.

 

MATERIAL: picas, petos, balones.

 

TIEMPO: 15 minutos se pueden hacer 2 series.

 

REGLAS: Los jugadores comodín de fuera solo podrán participar en contra, si no hay opción y se pasa al ataque organizado ya no puede participar, van con equipo que tiene balón generan ventaja y posibilidades de contra en recuperación.

 

DESARROLLO TAREA: El ejercicio busca primero mantener la posesión cuando se recupera el balón y sacar balón de la presión rival para buscar contraataque. Recibir apoyos correctos y dar ventaja al compañero en el pase. Ajusta proceso a nuestras opciones, no precipitarse por dar demasiada velocidad al proceso. Asegurar el primer pase tras recuperación es muy importante es mas peligroso perderlo de nuevo ya que estamos saliendo y damos facilidades al rival para montar la contra de nuevo.